Visualizar otras    

 

He visto el mundo,
el mundo que mundializamos y uniformamos,
como un juego de colores distintos,
era “uno” en la luz,
“uno” por ser distinto.
He sabido que el hombre,
cada hombre era el centro de esta inmensa obra y que mas allá de su miseria,
abriga en su corazón,
a menudo escondida,
la esperanza de un reconocimiento sin prejuicios de valor.
He sabido que el mosaico humano,
el mosaico de las culturas y de los mundos,
de las naciones y de las razas,
con su pobreza y su grandeza era nuestra oportunidad.

Olivier Fenoy, actor
fundador del congreso